Hay tres cosas que quiero compartir con vos hoy.  Te cuento que cuando volví de las vacas comencé un periodo de tres semanas donde hice un DETOX de GLUTEN. Detox es una manera para decir que dejas de comer gluten. No es dejar de comer harinas, como todos piensan. En fin, la idea era limpiar el cuerpo para ver que incidencias positivas producía y si ayudaba en el correr de mis síntomas activos de enfermedad, que venia desde Abril activa sin parar.
Primero voy a desmitificar algo, que unos años atrás me re costo el proceso de hacerlo, si bien fueron 7 semanas en vez de 3, fue casi imposible no hacerlo sin llorar o pedir urgente una tostada en mis mañanas. Esta vez, no se si por la conciencia o por que razón no sentí que me cueste EN ABSOLUTO y mira que cuando te digo en absoluto te estoy siendo de cuajo muy sincera. No me gusta mentir.
En estas tres semanas donde tuve que aprender a leer mejor las etiquetas, a crearme desayunos diferentes, a pensar snacks desde las posibilidades REALES de vida que llevo, me ayudo tanto tanto que no sabia por donde empezar para comentarte.

Decidi compartirte tres grandes aprendizajes  que me llevo de 3 semanas de detox de gluten

Llenar la biblioteca: 

Con conocimiento las cosas son mas fáciles. Ya sea algo que tenes que arreglar, un lugar que quieras visitar por primera vez, o un desafío nuevo que te pongas, lo importante que es tengas conocimiento o lo incorpores. En el detox fueron las recetas, las que me permitieron pasar de las tostadas al pancake con dos ingredientes, o a una torta de garbanzos! Si! Lo que escuchas. El tener conocimiento habilitado me permitió pasar las semanas mucho más flexible de actitud.

La repetición hace el hábito:

 
Por esto digo que en realidad no me costo, porque al tener el primer punto resuelto, la cuestión fue repetir y repetir. Esto me permitió darme cuenta que mis momentos de mas hambre eran los de aburrimiento, entonces pude repetir el plan de un snack saludable diferente cada día, y de a poco se fue quedando fijado en mi comportamiento. Hoy ELIJO entrar a cada restaurant y preguntar ¿Que tenes libre de gluten? Y juro que siempre hay algo. Sino siempre esta la opción de irme y buscar otro lugar.
 

Obtener apoyo de otros:

Recuerdo que cuando empece el detox, le dije a mi familia que se empeña por comer harina por todos los costados, y cada finde rebalsan las facturas y el pan riquísimo de la mejor casa de la zona: “¿Les puedo un favor?: no me ofrezcan nada que tenga pan o harina. Yo voy a traer mis snacks y rescates y para eso necesito que me ayuden a no romper el habito.”
Eso fue fundamental porque sino la simple pregunta “Queres una factura carrito?” Me hubiera hecho decantar. No soy nada buena con los hábitos porque nunca los necesite para la comida por ende es mi zona floja fácil de caer.
Entonces, si te estas pasando por un cambio en tu vida, sea elegir una nueva carrera, escribir tu primer libro, aprender un idioma nuevo o simplemente hacerte un detox de gluten, proba mis tips y contame si te dan el mismo resultado.
Un abrazo (sin taac) 😉

C a r o

 

PD. El gluten detox es un programa on line de @lavitalita la encuentran en Instagram.