Las películas nos llevan a unos mundos irreales, a veces hasta las expectativas que tenemos dormidas detrás de nuestro consiente. En este caso, el mundo al que me enfrentó la película, era de una realidad de muchas personas. Te estoy hablando de la ultima película de Netflix que vi, llamada 100 METROS.
Es la historia real de Ramón Arroyo, nominada a los premios Goya, entre otros tantos reconocimientos. Como te decía es la historia de Ramón, un hombre como vos y como yo, que estaba pasando por unos de los mejores momentos de su vida hasta que le dan una triste noticia.
Tras múltiples pruebas le diagnostican una enfermedad autoinmune que muchos conocemos, Esclerosis múltiple.
 
 
Pero a mi punto de ver, porque me tome el tiempo de verla dos veces para escribir esta nota del Blog, 
La película no es sobre la enfermedad, sino de la capacidad de ponernos metas más grandes de lo que creemos posible y a la vez, no rendirnos ante la adversidad.
 
A Ramón le dicen que no podrá caminar ni 100 metros en cuanto los brotes lleguen y pese a eso el decide ( y sin tener experiencia previa) correr un IRONMANy quien lo entrena para ello es su odiado suegro que a la vez, anda medio depre. 
 
Pero empecemos ¿Sabes que es un IRONMAN?
 
En principio es un triatlon que son 3 disciplinas juntas: natación, ciclismo y running.
 
Son una serie de carreras en las que los participantes tienen que cubrir 3 distancias, 3,86 km de natación, 180 km de ciclismo y 42,2 km de carrera a pie. La carrera tiene un tiempo límite de 17 horas.
 
 
Bajo esta “problemática” y la vez “sueño” Ramón navega por todos los estadios posibles, y no voy a spoileartela porque quiero que vayas a Netflix y la veas. 
 
Quiero decir que verla me recordó la cantidad de veces que estos 3 años donde pude VIVIR de mi emprendimiento tuve momentos muy parecidos a los de Ramón, no solo por tener una enfermedad autoinmune que muchas veces esta fuera de nuestro control, hasta sueños como el que estoy a pequeños pasos de lograr con mi primer programa on line de reinvención profesional y generación de negocio.
 
Hoy me llego una de las compras que pienso usar como inversión en mi negocio: la luz y el trípode para filmar!! y por un segundo salte de emoción como si fuera que puedo mover una parte del cuerpo endurecido de Ramón.
 
 
Esta película me remonta a la cantidad de logros que veo de todas las personas con las que trabajo codo a codo cada día.
<Los veo llorar, intentar, practicar, experimentar, caerse y levantarse, solo para luego repetir.>
 
 
Todos nos merecemos romper la barrera de 100 metros. 
 
Contame vos:, 
 
 
¿Cuales son tus 100 metros?  ¿qué tenes que realizar para poner una meta más grande?
 
Paso a paso, podes hacer avance, créele a Ramón.

Nos vemos en la próxima entrada.

 

Caro. 

WhatsApp chat